13 sep. de 2006

El diputado masista nos cuenta… sobre Ergoth.

Odio lo que esta pasando en Bolivia en el gobierno de Evo Morales, pero también odio las guerras en Irak, odio usar kleenex, odio la ley del bloqueo y del chicote, odio ver como se va gente de Bolivia… Por cierto hoy tenemos fiesta en España, subiré fotos al Flickr.

La medida de un blog puede ser pesada entre un antes y un después, basta ver lo que Ergoth escribía en las primeras paginas de su blog, delicadas y prolíficas letras llenas de prosa y verso, imágenes cautivantes dignas de museos de arte, recuerdos infantiles que nos llenaban de vida al momento de recordar los nuestros… era una bloguer diva que daba gusto leerla y releerla como cual Petite Claudine.

Pero llego ese fatídico día donde se vestia de luto. Algo moría, no solo era que quien Evo había llegado al poder, era que sus peores miedos salían de adentro y rezaba por ella misma, sus sueños se convertían en pesadilla y salía su lado mas perverso.

Desde ese día nada fue igual, nuestra Ergoth de antes se moría, si habría que matar a Evo Morales por que todo volviera a ser como antes yo lo hubiera hecho, pero ya de nada servia el cambio había sido tan duro como cual pubertad prematura. La delicada poeta soñadora, dueña de una ecléctica pluma dejo de existir y se convirtió en una pseudo política, ultraderechista e inconformista total (recordándonos a UNITEL y sus titulares). Su blog se tiño de política y se cambiaron los artículos con letras amarillistas y perversas que solo atrajeron comentaristas desubicados donde el concepto que se maneja es que el que apoya el gobierno boliviano es un indio, un cholo ignorante y el que apoya a la oposición es un gonista asesino y vende patria.

Pero el consuelo es que gracias a sus archivos aun se la puede leer en su etapa mas prolífica, poeta que lo fue sin querer, a la conocedora musical, la que compartía sus sueños y anhelos, la que era una blogstar robándose visitas y seguidores que la ponían entre las mas populares.

Estamos de luto por la muerte de Ergoth tal y como la conocíamos antes del 19 de diciembre de 2005, esperando que un rayo divino o un beso de algún príncipe español la despierte de su pesadilla.

Ergoht (¿¿??-19.12.2005).